Sobre Cataluña. Análisis crítico de: "Catalunya: legalismo autoritario y desobediencia civil"

Lo que viene a continuación es un comentario crítico a un texto propuesto para el debate por mi amiga Noelia. Aquí está el enlace al artículo.
Por supuesto, es conveniente leerlo antes de leer mi análisis, y después que cada uno saque sus propias conclusiones.
Si alguno no quiere perder demasiado tiempo, que vaya más abajo, donde se ve XX---------------------------

Estamos en un diálogo de sordos. Para mí el texto es un ejemplo casi perfecto de descontextualización y deformación concienzuda de unos hechos con el fin de apuntalar un punto de vista, o un prejuicio, defínase como se quiera. De paso, y como rebozado, no se duda en acudir a argumentos en favor de la desobediencia civil, ¡sacados de Jürgen Habermas! Mira que podría haber echado mano de otra cosa. Me explico.

Para empezar, la autora simplemente pasa de puntillas por la madre del cordero: ha habido un golpe de estado. Por alguna razón extraña -o no tan extraña- menciona el golpe, pero se niega a hablar de ello: “Y no estoy hablando ahora de una declaración unilateral de independencia...” A mí esto me deja perplejo, porque resulta que ha habido un golpe de estado, y la Generalitat se ha declarado a sí misma independiente y quiere plebiscitar su independencia a través de un referéndum, ilegal e ilegítimo. También resulta que el otro día se hizo lo que se hizo en el Parlament... Cosas que no vienen al caso, debe de ser, porque hay que defender el derecho a la desobediencia ante el PP (se trata en realidad del Estado español, son sus tribunales y sus policías actuando como policía judicial, pero se empeña en apuntar al PP -y a sus cómplices-, supongo que porque en el fondo es todo lo mismo para ella).

Se describe una violación a mansalva de derechos fundamentales, una “ocupación”, represiones a gogó de derechos de reunión, de expresión… Yo no he estado omnipresente estos días por todas las calles de Cataluña, lo observo todo desde la distancia, pero lo que yo leo y veo en todo tipo de medios (incluidos La Vanguardia y El Periódico, y hasta TV3 a ratos) es policías que actúan a instancias de un juez -al principio fue un fiscal- tratando de impedir el referéndum, y veo a masas multicolor que cantan y gritan protestando, y veo a periodistas de la Sexta que no pueden oír el sonido del estudio porque la gente grita a su alrededor (Hilario Pino, en varias ocasiones). Veo actos electorales masivos del movimiento independentista, un montón de actos relacionados con el referéndum ilegal, con miles de personas, a todo trapo. Y veo ruedas de prensa de Junqueras, y a Puigdemont defendiendo mañana, tarde y noche su desacato y desobediencia. Veo a payeses con tractores bloqueando las calles de Barcelona, y veo a niños de huelga en el cole, y a los estudiantes en asamblea indefinida. Veo, y oigo, a curas vociferantes que defienden la indpendencia y critican la represión del estado invasor. En resumen, veo una movilización ciudadana masiva que no parece estar siendo muy reprimida. Viendo todo esto, no me queda nada claro que el dictatorial Estado español esté aplastando la libertad de expresión y de reunión en Cataluña.
Que yo sepa, ha habido tres detenciones (o quizás seis, no llevo la cuenta), de máximos responsables directos de la organización del referéndum. Hay líderes de la causa pro-referéndum que han instigado a las masas para impedir la acción de la policía, -policía que actúa a instancias de un juez. Claro, eso es un delito. Veo a gente que recibe cartas para que forme parte de mesas electorales, y veo que los partidarios del referéndum que las reciben dicen que van a ir a pecho descubierto, con entusiasmo juvenil, y veo que los que no quieren ir, están algo asustados, y no saben qué hacer, y hablan de espaldas a las cámaras (no sé si esto es generalizado, solo lo he visto un par de veces).
También he visto cómo se quitaban carteles, y cómo se requisaban papeletas, y urnas… No niego que se pueda haber producido algún abuso, quizás, aunque no he oído hablar de ninguna denuncia al respecto.
Aparte de un “experto” americano un tanto excéntrico con amor por las pajaritas, ningún organismo u organización internacional independiente ha denunciado ninguna violación masiva de derechos fundamentales, ni siquiera una violación parcial o puntual (insisto, puede haber habido abusos puntuales, pero yo no tengo constancia de ellos). Ni siquiera se atreve a ir tan lejos, ni de coña, el señor de la pajarita. 
Lo que hay, y ha habido, son actuaciones tremendamente focalizadas para impedir la votación, y todas ellas a instancias judiciales, con la policía actuando como policía judicial. Todo con el objetivo de impedir la votación, esta votación. Una votación que es una herramienta fundamental en un golpe de estado. La policía no está repriminedo “votar” en general, ni “la democracia” ni "los derechos del pueblo catalán".

XX------------------------- Sin embargo, lo más interesante y esclarecedor al respecto de las motivaciones y el marco de referencia argumental dentro del cual se mueve el artículo, viene más adelante, en estas líneas:
 
“El Gobierno y sus cómplices llevan años ya lanzando una dura ofensiva contra los devaneos subversivos del pueblo catalán, y lo han hecho invocando el mismo orden jurídico que vulneran continuamente, ninguneando al parlamento, despreciando a las minorías, pervirtiendo irreversiblemente al Tribunal Constitucional y aprovechando tal perversión para imponer normas represivas de apariencia aceptable...”

“...devaneos subversivos del pueblo catalán”. 

PUEBLO CATALÁN. Esto es para mí grave, y triste, y por desgracia ya de uso común y normal en Cataluña. Confundir a los fans del independentismo o del referendismo con “el pueblo catalán” es de un sectarismo tan brutal que sí me atrevo a afirmar que se acerca ya muchísimo al fascismo. De hecho, para mí casi cualquier uso de la expresión “pueblo catalán” o “pueblo español” tiene un aire reaccionario, casi siempre manipulador y demagógico. Pero en este contexto es aún peor. En efecto, creo que es un punto de vista extremadamente próximo al fascismo, o a su versión nacional-católica española, adaptado para la ocasión. El todo por la parte, y lo que no es lo que yo quiero que sea, pues fuera, excluido: los no nacionalistas están fuera del pueblo, son “traidors a la terra”, como dice Tardá. Todo muy habermasiano, ética del discurso pura y dura.

“... lo han hecho invocando el mismo orden jurídico que vulneran continuamente, ninguneando al parlamento, despreciando a las minorías, pervirtiendo irreversiblemente al Tribunal Constitucional...”

Pregunta: ¿qué recursos ha planteado el gobierno catalán en instancias internacionales ante tales vulneraciones y violaciones del orden jurídico?
Respuesta: ninguna.

No ha habido vulneración del orden jurídico, ni de derechos de ningún tipo, esta es otra clave. No la ha habido, y por eso el gobierno catalán no recurre a ninguna instancia por encima del Tribunal Constitucional, (Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en Estrasbrugo). No lo hace, porque sabe que perdería, o quizás no sería ni admitida a trámite, y se quieren guardar del ridículo.
El gobierno nacionalista ha dado un golpe sin que se dé una vulneración de derechos, sin que haya una justificación para un hecho de tal gravedad. Ellos lo saben, y de ahí que no continúen por la vía procedimentalista, y de ahí que rompan por lo sano, de ahí que hayan dado un golpe y hayan obrado de forma ilegal e ilegítima. 
Con este tinglado como trasfondo inmediato y abrumador, la autora cita a Habermas, el padre de la ética procedimental, de la ética discursiva. Podía al menos haber echado mano de otro, alguno más romántico o expeditivo, alguien menos formalista. En fin.

Se habla de ninguneo al parlamento y de desprecio a las minorías. Hay que tener coraje para hablar de esto en Cataluña en estos momentos, con la sesión del otro día del Parlament todavía resonando en nuestras cabezas (al menos en la mía). Otra pregunta: ¿En qué consiste ese “desprecio a las minorías”?
Se habla de perversión del Tribunal Constitucional, y no sé con qué base real, porque en todo lo relativo a Cataluña este tribunal ha tomado las decisiones por unanimidad, algo inaudito, por cierto. Y además, de nuevo: ¿no estás de acuerdo con las resoluciones del Tribunal Constitucional? Vale, vete a Estrasbrugo. Pero no.

Luego siguen unos párrafos que podrían tener un interés, y con cuya filosofía de fondo -defensa y justificación de la desobediencia civil- yo podría estar de acuerdo. Sin embargo, aquí y ahora, expresado con ese contenido concreto, y debajo de todo lo demás, yo lo considero erróneo, equivocado, extraviado, no puedo evitar que me resulte casi hasta aberrante.

Para acabar, solo pido que no se me despache a la primera como gran fan de Rajoy, de la represión policial, y del fascismo centralista. O si alguno tiene la tentación de hacerlo, le ruego que lo argumente, y que me ayude a salir de mi error, no vaya a ser que tenga razón y yo esté simplemente alucinando.


Comentarios

  1. ah bueno pues si actúan porque lo dice un fiscal o un juez pues ya está para qué debatir más Alfredo, si no hemos visto a ningún Fiscal ni a ningún juez manipulado por el gobierno, defendiendo los intereses de la corrupción y los corruptos,no hemos visto quitar o poner a su gusto, no hemos visto los titiriteros.No hemos visto la cuenta oficial de @policia .....Si hay una separación de poderes ejemplar en España ,de premio.Tu chupas poca calle si piensas que la policía ahí afuera lo que hace es defender la ley y el orden sin importarle la ideología.

    ResponderEliminar
  2. Sinceramente a mí este tema legal ni siquiera me parece importante , te lo he puesto para que vieras que hay puntos de vista versados en esto diferentes a los tuyos, como el de Maria Eugenia R Palop que es profe titular en la Carlos III de Filosofía del Derecho. Seguimos viendo todo distinto.Yo no veo golpe de estado:querían votar. Me llama mucho la atención , como siempre te digo, las cosas que ves pero aún más aquellas que no ves. Sigamos para adelante no me quiero enquistar en esto, es lo urgente pero no lo importante...Van a chocar dos trenes y vamos a salir perdiendo todas.Mañana habrá un referendum ilegal,ilegítimo y sin garantías de ningún tipo .Pero no será en absoluto inútil (y no lo digo en plan cantar victoria, es así) porque muchas cosas han cambiado por la actitud del gobierno contra quienes llevan años pidiendo votar, y no me refiero a los partidos políticos, sino a la mayoría de la población catalana que pide que se solucione el conflicto votando.

    ResponderEliminar
  3. Es obvio, Noe, estamos atascados.
    Dices que los temas legales no te parecen imporantes, pero no creo que estés evaluando bien esa frase. A mí no me parece extremadamente grave que un gobierno autonómico se pase el marco legal por el forro de sus caprichos, por ejemplo para robar el censo y entregárselo a una empresa privada, solo un ejemplo. No preocupa un montón que quien me gobierna haga lo que le da la puta gana. No me preocuparía si fuera partidario de una saciedad tipo Mad Max, y si creyera que yo puedo imponer mi derecho, mi ley. Ahí la ley sería incluso un estorbo.
    Pero mi utopía no es Mad Max, se parece más a una sociedad de ciudadanos libres e iguales, en la que si tengo un conflicto sé que puedo acudir a un marco de reglas objetivo, con garantías, y legitimado en una democracia. Me importa mucho el derecho Noe, y creo que a ti también, a no ser que no te importen los derechos humanos.
    No todo vale. Y menos en nombre de este circo tribal. Supongo que sí te preocupa que te pueda detener la policía porque tienes pinta de jipi asquerosa. Te preoucpa que llegues a una comisaría y se nieguen a proporcionarte un abogado porque a ellos a ellos se la suda el tema legal, porque han decidido que ellos son la ley...
    Por supuesto, la ley no lo es todo. De hecho, yo creo que en ciertas circunstancias, para un individuo o individua no solo es un derecho romperla, es una obligación. También una autoridad tiene derecho e incluso obligación de romper la ley, e ignorar el marco legal que está por encima de ella. La cuestión es:
    1. Cuándo
    2. Por qué.
    1. Cuando no hay otra opción abierta, posible;
    2. Porque se está ante una violación flagrante de derechos humanos.
    Hacerlo en otro caso es para mí increíblemente grave, y este referéndum tiene lugar en un contexto en el que no se da ninguno de los dos supuestos.

    "Quieren votar". Joder, Noe, eso sabes que no es un argumento, lo sabes. El argumento sería explicar y justificar por qué y para qué quieren votar. Es como si un grupo de supremacistas blancos dice que quiere votar el retirar el derecho al voto a los negros: “quieren votar”. Eso no es un argumento.

    Si tengo un rato luego, creo que voy a plantear unas preguntas en FB, algunas generales y otras más específicas, que puedan quizás esclarecer y explicar por qué y para qué quieren votar. Mi problema de entrada es: no entiendo ni veo por qué quieren votar; y no sé tampoco para qué.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Carta a unos amigos. Desde la izquierda, en contra del derecho de autodeterminación en Cataluña.

Sobre Cataluña. En respuesta a mi amiga Noelia.